• (+34) 952 80 81 00
  • Avda de Andalucía, 2 y 4 Estepona (Málaga)

Balón intragástrico

¿Qué es el Balón Intragástrico (BIC) ?

Se trata de un balón de material plástico, redondo, suave y expansible que viene plegado y montado en una vaina, con un sistema de introducción para colocarlo en el estómago del paciente.

Bajo sedación profunda, el balón se introduce en el estómago a través de la boca sin necesidad de cirugía. Previamente, el endoscopista realiza una gastroscopia diagnóstica para comprobar que no existe ninguna contraindicación a la introducción de dicho balón.

Una vez en el estómago, el balón se llena con una solución salina estéril mezclada con azul de metileno en un volumen variable dependiendo de la capacidad de cada paciente.  Su tamaño impide que pueda pasar hacia el intestino, flotando libremente en el estómago durante el tiempo indicado.

La colocación y retirada se realiza bajo sedación, sin molestias para el paciente y en pocos minutos. 

Preguntas frecuentes:

El BIG ocupa parcialmente el estómago del paciente, por lo que este tendrá una sensación de saciedad tras ingerir pequeñas cantidades de alimento. De esta forma reducirá el volumen de sus comidas con un mínimo esfuerzo. El tratamiento con balón intragástrico está diseñado para facilitar el seguimiento de una dieta supervisada por un nutricionista. Además le ayudará a cambiar sus hábitos de comportamiento dietético para que el control de su dieta sea permanente.

Aquellos con un índice de masa corporal (IMC) por encima de 30 y, por debajo de este valor, en situaciones muy particulares e individualizadas.

Habitualmente entre 20 y 30 minutos.

No, el procedimiento es sencillo y ambulatorio por lo que el paciente no necesita ser hospitalizado tras el. Aproximadamente 2 horas después de haber realizado la técnica, el doctor da el alta.

Al principio, es frecuente sufrir cierto malestar gástrico o nauseas pero estos síntomas desaparecen en unos días, una vez el organismo se haya adaptado a este dispositivo con la ayuda de la medicación apropiada.

Se trata de un método fiable y seguro ya que el porcentaje de rechazo es menor al 2%.